Celulitis

La Paniculopatia Adipo Fibro Esclerotica (como es su nombre científico), conocida popularmente como celulitis,  es una enfermedad del tejido celular subcutáneo,  que afecta a un 99% de las mujeres en mayor o menor medida. Este trastorno no siempre lleva asociado un exceso de peso, pues también se observa en personas delgadas. La Celulitis se forma por deficiencias en la circulación, activación hormonal estrogénica, la genética y el ritmo de vida sedentario. La falta de actividad física empeora la situación, la práctica de ejercicio activa la circulación sanguínea y el metabolismo de las células grasas.
 
La Celulitis, aunque no pone en riesgo la salud, es considerada un problema estético, que modifica contornos, causa molestias y deteriora la autoestima de quien la padece.
La Celulitis se convierte en un trastorno progresivo incapaz de curarse espontáneamente, por lo que no podemos esperar  a la desaparición milagrosa, ya que cuando aparece, lo hace con afán de permanencia y con el tiempo irá evolucionando hasta adquirir unas proporciones desconcertantes.

Factores Desencadenantes

  • El estrés: Las tensiones acumuladas dificultan la circulación, así los desechos no se eliminan bien.
  • Alcohol y tabaco: a mayor toxinas más trabajo en depurar el material de desecho y dificulta una correcta circulación.
  • Tacones altos y vestimenta apretada: empeoran la circulación de retorno y provoca la aparición de varices.
  • Factores hormonales: la aparición de Celulitis está relacionada con altos niveles de estrógenos, lo que da lugar a edema, retención de líquidos. La pubertad, el embarazo, la menopausia,  el síndrome pre-menstrual, el uso de píldoras anticonceptivas, son todas situaciones donde las hormonas sufren desorden.

Una alimentación baja en sodio junto con la ingesta de 2 litros de agua por día, facilita la eliminación de toxinas y reduce el edema.

Luce este verano:

 Tu minifalda favorita.
 Piel lisa
 Usa el bikini que tanto te gusta.
 Haz un striptease a tu chico.
 
Para un óptimo tratamiento,  es necesario acompañarlo de una dieta equilibrada y algo de deporte. No es necesario contar cada caloría ni matarse en el gimnasio, pero es importante cuidar un poco el cuerpo si queremos que los tratamientos funcionen lo mejor posible.
 
En la hipodermis se encuentran las células encargadas de guardar la grasa para que nuestro cuerpo pueda estar siempre a una temperatura correcta y ayudar contra posibles golpes. Cuando hay menor consumo de la grasa que se almacena, se crean pequeños bultos debido al crecimientos de éstas células. Y así aparece la temible piel de naranja.
Hay diferentes tipos de celulitis: flácida, compacta, localizada, general y edematosa. En algunas puede que se sienta algo de dolor al tocarlo. Pero la buena noticia es que, todos los tipos, se pueden tratar.
 
Situaciones de estrés, una dieta que no sea equilibrada, no hacer ejercicio, tener retención de líquidos, llevar ropa muy ajustada, el uso de tacones muy altos o ser fumador, o también debido a la genética son algunas de las causas que pueden llevar a que aparezca la celulitis.
 

Dentro de los tratamientos autorizados para uso médico se encuentran:

 
  • Carboxiterapia
  • Mesoterapia convencional
  • Mesoterapia con peptonas
  • Plasma Rico en Plaquetas
  • Ultracavitación
  • Radiofrecuencia
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound
Abrir chat